Miente que algo quedará

Por Alejandro Spagnoli y Maximiliano Daher

Hoy por hoy los medios de comunicación nos representan, nos clasifican, nos llenan de adjetivos que de una manera u otra estereotipan. Nos meten en la cabeza ciertas “verdades irrefutables” de manera subliminal: los jóvenes son irresponsables, los delincuentes viven en las villas, los gallegos son brutos, los judíos son avaros y los porteños son fanfarrones. Son definiciones injustas, juicios de valores negativos, provocadores de odio, resentimiento, con el único fin de prejuzgar y representar a una sociedad diferenciada.

Los medios de comunicación usan este recurso todo el tiempo. La técnica del estereotipo consiste en maximizar un
rasgo de un grupo de personas, generalmente para ofenderlos o hacerles una mala fama. Así se logra dominar la subjetividad de las demás personas, poniéndolas en contra de dicho grupo. Se trata de nada más ni nada menos que de un arma de dominación.

Es cierto que hay grupos que se “estereotipan” a sí mismos; siendo las tribus urbanas el mayor exponente de esta corriente, sin embargo, estos adolescentes lo hacen porque desean pertenecer a un grupo que los identifique. En cambio, los medios de comunicación aprovechan esta herramienta para mandar mensajes implícitos a los receptores de la información.


A veces es mejor apagar el televisor y no creer todo lo que escuchamos. Hay otras verdades para creer. La verdad en la que existen jóvenes responsables, gallegos refinados, judíos solidarios, rubias inteligentes y porteños humildes. Lo único necesario para poder verla es quitarse la venda de los ojos.

Comentarios

Carolina ha dicho que…
Muy buen articulo Ale! :)
robert ha dicho que…
Algo parecido me habias mandado por msn :P