Okupas

Por Alejandro Spagnoli


“Series como estas no se ven más en la tele argentina”, comenta un anónimo en un video de Youtube. Como él, cientos de personas sentadas detrás de la pantalla de la computadora disfrutan de eso que alguien subió por el simple hecho de compartir con el mundo sus gustos personales. En muchas ocasiones los usuarios suben contenidos con derecho de autor a la web, este tipo de archivos es borrado de los servidores por violar ese derecho pero difícilmente se logra eliminarlo completamente debido a que siempre hay un nuevo usuario dispuesto a subirlo de nuevo. Esta problemática dio lugar a que las personas puedan ver sus programas favoritos casi sin esfuerzo e incluso puso joyitas de hace años al alcance de cualquiera que tenga acceso a internet.

Uno de esos casos es el de Okupas, la serie escrita y dirigida por Bruno Stagnaro emitida por Canal 7 en el año 2000 que aborda la temática de las casas tomadas y la dura vida de la calle. Después de diez años de su emisión, Okupas y sus personajes siguen teniendo un lugar en el inconsciente colectivo: sólo con poner el nombre en cualquier buscador basta para obtener varios enlaces para descargar la ficción.

El fenómeno no es casual, Okupas consta de once capítulos en los cuales el realismo y la crudeza son sus puntos fuertes. La historia comienza cuando Ricardo – el personaje de Rodrigo de la Serna – recibe una propuesta de su prima para instalarse en una casa y evitar que sea tomada. Por una sucesión de acontecimientos y malas decisiones, Ricardo se envuelve en un mundo de oscuridad del que no le será nada fácil salir.

La ficción cuenta con excelentes actuaciones y se desarrolla en exteriores que colaboran para que la hostilidad de la calle cale hasta los huesos. Además del intenso realismo, el dilema que se produce por el choque entre el “derecho a la propiedad” y el “derecho a la vivienda” está magistralmente aprovechado como disparador de diversas situaciones y laberintos delictivos. A eso, también se suma el mensaje que brinda acerca del valor de la amistad, la lealtad y los códigos.

En el año 2001, la serie fue galardonada con tres premios Martín Fierro en las categorías Mejor unitario y/o miniserie, Mejor director (Bruno Stagnaro) y Revelación para Diego Alonso Gómez por su personaje de “El Pollo”. No obstante, en materia de reconocimientos, nada mejor que la opinión de los propios televidentes que hasta el día de hoy y después de una década, siguen viendo a Okupas como un símbolo y una obra maestra que sigue vigente, factor común de todos los clásicos.

Comentarios

Hugo ha dicho que…
Hoy todo es Tinelli y su Bailando repetido y comentado hasta el hartazgo... Y el hermano mayor para pasar el verano.

Una pena que haya que buscar tanto y esperar tanto a que de vez en cuando algo aparezca.
Carolina ha dicho que…
Hola Ale! No era mi serie favorita aunque algun capitulo ví -sobre todo al comienzo- pero reconozco lo bien realizada que estuvo.
phausca ha dicho que…
recuerdo haber visto esta serie, es tan buena como fuerte y cruda.
una realidad dolorosa que no termina de estar presente y tal vez, peor que antes.

excelente post, un beso grande!
Awe ha dicho que…
La vi hace 2 anios en la compu. Buenisima, merecida la nota.
El pollo una masa. Y a uno de mis amigos le quedo el chiqui Jejeje. Abrazo Ale