Borges / Muñequita o juremos con gloria morir

Por Alejandro Spagnoli


Las obras “Borges” y “Muñequita o juremos con gloria morir” se estrenaron originalmente en formato díptico durante noviembre del año 2003 en el Thèatre National de Toulousse en Francia, con dirección de Matthias Langhoff.  Con el mismo formato pero con dirección de Juan Carlos Fontana, ambas obras fueron estrenadas el sábado 9 de Abril en el Teatro del Abasto.

“Borges”, la primer parte del espectáculo, relata la historia de un muchacho escritor y su admiración por el autor de “El Aleph”. La puesta en escena en forma de monólogo detalla en primera persona los sueños y los miedos del joven escritor que atiende la carnicería familiar. 

Cuando el protagonista logra tener a su ídolo cara a cara y hacerle una pregunta que llevaba años de ensayo, la respuesta de Borges lo deja desconcertado. En ese momento, la actuación llega al pico de intensidad y el desencanto se apodera de la situación. La bronca, la frustración de no poder ser, el compromiso con la realidad política y los mitos son ideas fundamentales que quedan plasmadas tanto en el guión como en el escenario.

La escenografía es sencilla pero concisa. Una mesada con tiras de asado y chorizos junto a un cuchillo de carnicero resuelven una poderosa simbología que sumada a la ira del personaje principal da como resultado una imagen de gran descontento.

La segunda parte del espectáculo continúa con “Muñequita o juremos con gloria morir” inspirada en el Manual del niño peronista de Daniel Santoro. “Muñequita…” es una obra con destellos de surrealismo que juega mucho con las figuras ambiguas. Un vestido gigante detrás de los personajes fija la idea de un ente, una carga o un anhelo y el descamisado que aparece en el escenario con un cajoncito fúnebre introduce la figuración del cadáver de Evita Perón en el relato. 

La obra se plaga de imágenes imprecisas que pueden expresar ideas diversas pero a la vez, todas tejen una trama alrededor de la historia argentina, el peronismo y los muertos de la patria. Los personajes tienen mucho de simbólico: el descamisado que persigue la ilusión del peronismo sin resignarse, muñequita que es un ser que se debate por dos personalidades opuestas y la costurera atormentada y llena de interrogantes.

Ambas obras logran relacionarse bien en el díptico, tanto “Borges” como “Muñequita o juremos con gloria morir” refieren a los mitos de los muertos y los intelectuales argentinos. El guión y la puesta en escena ponen de manifiesto la relación violenta y paranoica de la sociedad con sus íconos, las divisiones y el destino final.

Comentarios

Carolina ha dicho que…
Te felicito por hacer tan bien la critica de esta obra tan compleja.
Esta pieza teatral, si bien atrapa, no es para cualquiera; yo diria que es mas dificil que envolver un triciclo. XD
Se desenvuelve en un ambiente puramente simbolico.
Hay que estar bastante empapado por el devenir historico de los ultimos 50 años para comprenderla..
Felicitaciones de nuevo.