Mentiras piadosas

Por Alejandro Spagnoli


Una de las frases más notables del Dr. House afirma que: "todos mienten, la única variable es sobre qué". A primera impresión puede resultar exagerada pero la frase es tan mordaz como cierta. La mentira es una forma de ocultar o modificar la realidad y la mayoría de las veces tiene una finalidad bien definida.

Un estudio realizado por la Dra. Nancy Darling, en la Universidad Estatal de Penn determinó que el 98% de los estudiantes consultados les mentía a sus padres. Este resultado se contradice bastante con el hecho de que la sinceridad y la franqueza son cualidades tremendamente valoradas en la sociedad actual.

Lo cierto es que la mentira es una herramienta que todos utilizan a diario, sin importar de qué situación se trate. El hecho de mentir es propiciado por una cierta variedad de motivos: se puede mentir para no hacerle daño a algún ser querido, se puede mentir para lograr que las cosas salgan de cierta forma y se puede mentir para evitar malos tragos.

En base a esto se considera que hay dos tipos de mentiras: las mentiras ventajeras que esconden deseos egoístas y las mentiras piadosas que se hacen con intenciones altruistas. Sin embargo, las “mentiras piadosas” también pueden ser ubicadas en el plano de las simples mentiras egoístas si se parte del punto de que toda compasión esconde una necesidad propia de no lastimar a otro.

Este razonamiento refuta completamente la categoría de “mentira piadosa” reemplazándola por el hecho de que toda acción parte de un deseo de satisfacción propio.

Por otro lado, muchas personas sienten repulsión hacia cualquier clase de mentira y tienden a usar una sinceridad punzante y agresiva. Prefieren molestar con la verdad antes que evitar fricciones con mentiras complacientes. La verdad que suele ser una virtud se transforma en defecto.

La película Liar, Liar, protagonizada por Jim Carrey es una parodia extrema que exhibe los resultados que provocaría tomarse en serio el juego de decir siempre la verdad. Al comienzo del filme, el protagonista es un mentiroso empedernido. Su habilidad para la mentira lo hizo exitoso en su trabajo pero fracasado en su vida familiar. Todo cambia cuando un misterioso hechizo le impide decir mentiras por un día completo y esa sinceridad animal lo lleva a verse envuelto en un completo caos.

A fuerza de escenas bizarras y divertidas, la película deja en claro el concepto de que no se puede vivir mintiendo pero tampoco se puede vivir diciendo la verdad. Situarse en cualquiera de los dos extremos da como resultado una vida disfuncional plagada de errores, decepciones y problemas.

Entonces… ¿Cuál sería la dosis justa de verdad que se necesita para mantener un equilibrio?

Es probable que incluso las “mentiras altruistas” tengan fines egoístas pero eso no significa que no se pueda discernir sobre la conveniencia de decir la verdad o una mentira en ciertos casos.

La serie House M.D demuestra en varios episodios como cierto tipo de mentiras puede salvar a los pacientes y por supuesto que el Dr. House no titubea al momento de engañar cuando de diagnosticar y salvar vidas se trata. Métodos controvertidos pero resultados efectivos.

Con tantos ejemplos resulta difícil ubicar a la mentira dentro de lo malo o lo bueno. Se puede decir que la acción de mentir per se es simplemente una herramienta… de las repercusiones que tenga podrá definirse su moralidad. Los resultados de cada mentira son también subjetivos, por lo tanto, cada persona puede evaluar de manera diferente los perjuicios y los beneficios dando lugar a una discusión de difícil resolución.

Por lo tanto, mentir es una opción, una herramienta, algo que viene incluido con la libertad de cada persona. Algunos pueden usarla más y otros menos, algunos mejor y otros peor. Algunos buscando una forma de “justicia” y otros buscando el beneficio propio. Lo único cierto es que todos mienten, la única variable es sobre qué.

Comentarios

Gary Rivera ha dicho que…
mi madre siempre dice "gary trata de no mentir" es que ella sabe que es imposible no mentir, al punto que siempre me decia que "la mentira mas grande del universo es decir Yo no miento" .

Yo lo hago siempre que sea para evitar daño a alguien ( a veces a mi mismo) pero mentir con premeditacion alevosia y ventaja no me parece!

Un enorme abrazo!
Patricia ha dicho que…
Alejandro, conocés el simbolo del ying y el yang? nada es totalmente blanco ni totalmente negro, el germen del opuesto está en ambos.

verdad, mentira...hasta dónde? porqué? para qué? cada uno lleva su propia verdad, su propia mentira o su propia justificación.

inteligente entrada para reflexionar!

un beso.
Hugo ha dicho que…
Lo hacemos tanto que hasta terminamos creyendo en nuestras propias mentiras.
luther blues ha dicho que…
Que seria un mundo sin mentiras ! aburrido seguramente porque nos faltaria el ingenio para descubrirlas de antemano
Un abrazo Ale
Carolina ha dicho que…
Que buen articulo!
Creo que mentimos por supervivencia, para hacer la vida menos pesada, para que alguien se sienta mejor, para no hacer mal, por piedad... son muchos los motivos.
Aunque uno no quiera, aunque sea minima, nadie escapa del todo a la mentira. Si dijeramos siempre la verdad y nada mas que la verdad la vida seria un infierno, estariamos arruinados o ya nos hubieramos matado entre todos.
bey0ndinvisible ha dicho que…
"Miente, miente, que algo quedará..."
ATREYU ha dicho que…
Alejandro, acabo de estrenar una entrada en mi blog que te involucra a ti y tu sitio, te va a encantar:

http://www.1001peliculasantesdemorir.com/2011/09/premio-bloggero.html